jueves, 12 de junio de 2008

Te cuento cuando despegue.


Me encuentro otra vez, en la ducha, y pensado el motivo por el cual aún no se convirtió en reflejo automático tomar el celular, colocarlo entre la cerámica de la pared y el depósito del inodoro (como para que haga eco), programarlo en walkman y dejarlo andar entre reginas, aerosmiths y calamaros. No hace tanto frío como hizo otros días de esta misma semana, y el calefactor como que en vez de entibiar el ambiente lo satura. El agua está demasiado caliente, y el cabello pide a gritos acondicionador líquido y frío que al menos desacelere los pensamientos rotundos.
Conjugo entre verbos que jamás diría en público una oración formal y coherente de sentido común del cual carezco hace ya 5 horas. Mi discurso para el shampoo y la esponja incluye agradecimientos a la Diputada Gorleri, un retruco al Cgp y una anécdota de vida. Si, una anécdota de hace ya 10 años, cuando tenía 17 y estuve presente en un foro barrial. Cuento mi inserción en el mismo, y como fue que decidí ser partícipe y coordinarlo durante años consecutivos. Le relato a su vez, a un público de miles de jóvenes, diciéndoles: yo fui como ustedes, y tampoco les creía a los adultos, políticos y funcionarios públicos.
A la larga, intento caerles simpática, "cuando tenía su edad solo me importaba salir a trasnochar, y conocer pibes" ... bueno, no se si diría "pibes" exactamente. Sigo... tenía amigos que también me apoyaban con estos proyectos que realizaba en el foro pero los cuales no estaban dispuestos a abandonar una noche de alcohol y descontrol a cambio de un bien para todos nosotros o digamos, de un intento de hacer el bien. La palabra "bien" (y es cuando me salgo de mi papel monologógico de mina de 27 años) me recuerda a la charla que dieron hoy sobre economía de comunión en el colegio, "el amor puede satisfacerse con un bien". ERROR. No puede satisfacerse materialmente y es a lo que nos responden un "bien" no tiene porque siempre ser material. Ok, dudo. Pero no le respondo, entendí su punto y lo de recíproco me queda dando vueltas en la cabeza intentando verlo desde el punto solidario que Daniela Caldas (de la asociación por la no violencia) suele reiterar.
Mi discurso continúa y empieza a dispersarse a lo que podríamos llamar "asuntos personales no compartibles ni partibles". Pienso en hoy. Y agrego a mi discurso: Antes peleaba por mis ideales y me mantenía firme y hasta podría decirse terca, con tal de no ceder el espacio ni parecer débil ante el resto, pero esa, no es la manera. Uno tiene que ampliar la mente, abrirse a otros puntos de vista, opiniones, subjetividades, y conservar algún hilo objetivo del tema del cual se está debatiendo en sí, para poder coserse un buen vestido. Bueno, pienso en voz alta, lo del vestido fue cualquiera: "...del tema del cual se está debatiendo en sí." (punto.)
El público ya se dispersó y como estamos 10 años adelantados en el futuro, muchos de ellos se colocaron a esta altura una burbuja sonora en la cabeza con radio y tv digitales y hasta con reproductor de Mvm (mini videos modernos) lo último para ver películas, ya que los dvds eran demasiado incómodos para trasladarlos. En breve, ya nadie me escucha, pero mi discurso aparece para otros muchos argentinos en varios canales y televisores del país. Alguno de todos ellos me debe estar escuchando y hasta quizás, desde el culo del mundo, alguien me reconozca. Es cuando me propongo dirigir mi habladuría dispersa a ellos, a los que en un flash, quizás recuerden mi nombre y digan: la putaa! esa mina fue la que venía a comprar resaltadores rojos al negocio, era la única que nunca entendía que no existían resaltadores de ese color y venía convencida a romper las bolas una vez por semana.
Menciono mi terraza, mis diseños, mis swéters de colores, a mis amigos, mi mp3 (antes eramos prehistóricos y teníamos que cargar la música a un aparatito, ahora ya vienen con internet incluido y todas las discografias existentes), mis carpetas de folios, mi labial rojo...
Me voy de tema, y me pegan el grito: TATIANAA! LIBERÁ EL BAÑO QUERIDA, ESTAMOS ESPERANDO PARA ENTRAR A BAÑRNOS NOSOTROS TAMBIÉN.
Bueno, Jóvenes de todo el país, agradezco su atención y a Ciudad educativa del año 2017 por haberme invitado a participar de este evento tan importante, y espero ustedes, chicos, lleguen lejos y le den el ejemplo a este país de mierda, que algún día va a redireccionarse hacia la evolución. Muchisimas gracias y un saludo para todos los que me conocen, y reconocen. La charla va a ser transmitida a eso de las 20hs en todo el país por el canal 327. Adiós.
Lic. en Comunicación Visual, Publicidad, Marketing y Relaciones Públicas,
Tatiana Denise Ligorria.

1 comentario:

Maru dijo...

Ja ja me encanto xD
van a estar definitivamente esas búrbujas :S
ahora me anoto en una agenda futura en el 2017 ver el canal 327 a las 20hs.