martes, 24 de agosto de 2010

Sueño de una noche de primavera.

No hacía calor, ni frío en absoluto. La noche estaba a punto, y mi cansancio me arrastraba a casa. El olor a los jazmines embadurnaba la calle, todo jardín olía a jazmín. El cielo estaba estrellado, el aire más cálido, y me entraron ganas de reir y de estornudar. La primavera se asoma a Buenos Aires, y es como el viento de mayo, que silba el invierno. Extrañaba esta temporada, a pesar de que cada año me vuelvo más alérgica a sus azotes. Quiero jardín, quiero jazmín, quiero primavera. Y Plaza Francia, y Puerto Madero, y Rosedal. Quiero cuento, quiero historia, quiero dibujo y submarino de Garbis. Quiero canción, y "no voy a ser yo", y Teatro Colón. Quiero esas cosas, que año a año trae la primavera, como noche de los museos, planetario, y patos.

2 comentarios:

Abril dijo...

Muy lindo lo que escribiste.
¿Buenos Aires te inspiró?
Yo estuve en el Hotel Presidente Buenos Aires y la pasé excelente! Es una ciudad maravillosa!
Saludos

Sussan Surrender dijo...

Las primaveras en Buenos Aires, tienen la particularidad de hacerse presentes mucho antes de su comienzo, con olores, y costumbres de la ciudad, que si, coincido, es una ciudad maravillosa. No conosco ese hotel. ¿De dónde sos?